Silo, el Maestro de nuestro tiempo – Relatos de Pía Figueroa E.

$8.000

Descripción

Han sido pocos los grandes Maestros de la historia humana. Ellos surgen en tiempos especiales y sus coetáneos no siempre advierten ante quién están. Es más, habitualmente ha ocurrido que los contemporáneos tienen dificultades para apreciar sus enseñanzas o las degradan. Como ponen en tela de juicio las creencias de la época aguijoneando al espíritu, salen al paso los defensores del sistema y se genera una fuerte reacción de rechazo a sus propuestas. Quizá sea esa misma hostilidad, justamente, uno de los indicadores de la grandeza de un Maestro.
Son pocos también aquellos a quienes la fortuna permite optar desde temprano por seguirlos. Para que eso suceda, tienen al menos que coincidir las coordenadas del tiempo y el espacio que condicionan las posibilidades del encuentro. Por cierto que es necesario también el reconocimiento. Cuando aquel extraordinario advenimiento se produce, cada cual tiene la opción de establecer con su Maestro el tipo de relación que mejor le resulte para comprender sus enseñanzas.
Por mi parte, comencé a estudiar a Silo a los quince años y lo conocí poco después. Si tuviera que definirme en una sola palabra, diría que soy siloísta. Como discípula, muchas veces tomé apuntes e hice anotaciones de lo que pude entender de su doctrina. Esos cuadernos manuscritos han dado origen a los relatos breves que conforman el presente libro. Son historias, recuerdos, impresiones contados para aquellos que no saben cómo fue estar a su lado, para quienes se preguntan de qué hablaba en diferentes situaciones, cómo era, de qué modo orientaba e iba señalando un camino. Está dedicado a quienes les importa el estilo de un Maestro. A las personas que tal vez en el futuro quieran entender la experiencia de haber compartido su espacio y su tiempo.


« Volver atrás

Información adicional

Peso

380 grms

Págs.

194

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Silo, el Maestro de nuestro tiempo – Relatos de Pía Figueroa E.”